Inscripción para participar en la misa dominical

Inscripción para participar en la misa dominical (sábados y domingos) en el período del 7 de mayo al 16 de junio de 2020

Querida comunidad:

Como ustedes saben, las autoridades han abierto la posibilidad de realizar eventos con un máximo de 50 participantes. Por lo tanto, estas medidas permiten que todas las parroquias realicen celebraciones nuevamente con esas mismas condiciones (¡máximo 50 personas, sin excepciones!).

Para la parroquia de St. Svithun en Stavanger:

Celebraremos varias Misas tanto en la iglesia parroquial como en el local de San José (entrada por estacionamiento). Dado que el número de asistencia es de solo 50 personas para cada Misa es que cualquiera que desee asistir a Misa debe registrarse digitalmente a través de la secretaría parroquial. Con una iglesia de 16,000 miembros, esta sería una tarea imposible sin importar cuántas Misas celebremos durante el fin de semana.

Recomiendo entonces que las personas mayores, los niños que no hayan recibido la Primera Comunión y los grupos vulnerables por infección, sigan las Misas digitalmente a través de la transmisión en vivo en katolsk.no. También les adjunto la carta del obispo Bernt Eidsvig Can. Reg, obispo de Oslo y administrador apostólico de la diócesis de Trondheim respecto de la Comunión Pascual, que se leyó durante el sermón o antes de finalizar la misa el Domingo pasado (Apéndice 1).

El procedimiento para registrarse para participar en las Misas dominicales en St. Svithun, Stavanger es el siguiente (la medida es válida del 7 de mayo al 16 de junio):

– El registro debe hacerse por escrito: a continuación verá una lista de correos electrónicos a los que puede escribir para participar.

– Al registrarse, debe incluirse esta información: nombre y número de teléfono del participante (por ejemplo – Nombre: p. Phu. Número de teléfono 1235678). Todas las personas o miembros de una familia deben estar registrados de la misma manera. Un hogar consta de padres e hijos que viven en la misma dirección. Los familiares que tienen una dirección diferente se consideran como un hogar diferente.

– La inscripción debe hacerse antes del jueves a las 20:00. Esto no significa que si uno se registra una vez, ya lo ha hecho para todas las semanas durante este período: hay que registrarse cada semana.

– Quien se haya registrado recibirá un correo electrónico de confirmación el viernes previo al fin de semana, indicando qué Misa, fecha y lugar (iglesia o local de San José) para participar.

– Al registrarse, es posible que cada uno desee saber qué hora es mejor para participar. Pero esto no garantiza que obtendrá ese horario que incluso puede variar de una semana a otra.

– En la entrada de la Misa se recibirá un número. Los bancos / sillas utilizados también estarán numerados. Y cada uno debe sentarse en el número indicado con una distancia de 1 metro respecto de los fieles contiguos (esto no se aplica a los miembros del mismo hogar).

– Solo la entrada principal de la iglesia parroquial estará abierta. Y abre 10 minutos antes de que comience la Misa. La puerta se cierra cuando comienza la Misa, y no hay forma de entrar en caso de retraso. Habrá guardias en la entrada principal y salidas de emergencia.

– Importante! No hay estacionamiento en el área de la iglesia. Cuando estacione: use el estacionamiento al otro lado de la iglesia o el estacionamiento en la calle donde esté permitido.

 

Horarios de la Misa dominical (celebrado con 50 participantes):

Sábados

8:30 am: polaco   

1 pm: noruego 

1 pm: vietnamita   

3 pm: inglés

3 pm: polaco

4:30 pm: español 

4:30 pm: filipinas

6 pm: noruego

Domingos

8 am: polaco 

9 am: inglés 

10.30 am: noruego

12.00 pm: polaco

1.30 pm: vietnamita

3.00 pm: noruego

4.30 pm: español (2do y 4to domingo) / filipino (1er y 3er domingo)

4.30 pm: vietnamita 

6 pm: inglés

7.30 pm: polaco         

Todas estas Misas celebradas en sábados y domingos son Misas dominicales del calendario eclesiástico (Año A).

La Misa diaria (lunes a viernes) se celebra a las  11 (noruego), a las 18 (noruego) y a las 19 (polaco). No se requiere registro. Pero la puerta se cierra después de 50 personas.

 

Los siguientes correos electrónicos se utilizan para el registro (solo para este propósito):

Para participar en Misas en noruego: Svithun.norsk@gmail.com

Para participar en Misas en inglés: Svithun.engelsk@gmail.com

Para participar en Misas en polaco: Svithun.polsk@gmail.com

Para participar en la Misa en vietnamita: Svithun.vietnamesisk@gmail.com

Para participar en la Misa en filipino: Svithun.filippinsk@gmail.com

Para participar en la Misa en español: Svithun.spansk@gmail.com

 

Para el sacramento de la Penitencia o Confesión es necesario acordar previamente con el sacerdote y se realizarán en el Paisestuen. La celebración del Bautismo es posible con menos de 50 participantes y una distancia de 1 metro a partir del 11 de mayo. Esto es válido hasta el 16 de junio. Si tiene alguna pregunta, comuníquese con: Stavanger@katolsk.no o por teléfono: 51 51 70 20.

 

En cristo

Dominicus Nguyen Thanh Phu

Sogneprest

 

 

 

(Apéndice 1)

Mensaje para los fieles respecto de la obligación de participar en la Misa dominical:

El 12 de marzo he suspendido la obligación de los fieles de participar en la Misa, por decirlo de una manera jurídica. Desde entonces, he recibido una buena cantidad de preguntas sobre si realmente es esta una oportunidad de hacerlo y cuánto tiempo se debería mantener tal decisión.

Es bueno recibir tales preguntas, porque revelan un deseo de asistir a Misa y recibir la Comunión. La palabra «obligación» a menudo se asocia con algo negativo o desagradable. Pero desde la época apostólica hasta la nuestra, el Domingo es un día de fiesta y de encuentro con el Señor resucitado y con todos los que formamos parte de su Iglesia.

El Resucitado llega a la comunidad de los creyentes, en la primera Pascua, cuando se muestra a los apóstoles y a las mujeres junto al sepulcro, y en cada celebración de la Misa a lo largo de la historia de la Iglesia. Para aquellos que creen, no es de ningún modo un sacrificio encontrarse con Él, con los sacerdotes y con la comunidad de los fieles. Las palabras de Agustín: “Ustedes son aquello que reciben, el Cuerpo de Cristo”, describe con mucha precisión esta comunión divina y humana. ¿Y cómo podríamos vivir nuestra fe si no quisiéramos encontrarnos con el Señor en el sacramento, en la comunidad de los santos?

Como obispo, tengo una amplia autoridad para dispensar; como obispo y ciudadano, tengo la obligación de proteger a todos los que participan en la celebración de la Misa de un grave peligro de infección, de acuerdo con las disposiciones de nuestro gobierno. En este caso no se está limitando la libertad religiosa y de reunión, sino los efectos de un peligroso virus. He estado esperando las muchas confirmaciones que se planificaron para este año, y es triste que tenga que decir que no se podrán realizar. Habrá entonces más alegría cuando se puedan celebrar.

El próximo jueves, se abrirán «eventos» con hasta 50 participantes. La disposición de mantener una distancia de un metro se debe aplicar incondicionalmente, pero aún no hemos podido determinar cómo se puede distribuir la comunión de una manera digna y al mismo tiempo médicamente justificada. Estamos trabajando en esto.

Espero que la Misa se pueda poner gradualmente a disposición de la mayor cantidad de personas posible hasta que la pandemia finalmente sea controlada. Esto significa que muchos deberán pasar por privaciones durante cierto tiempo, incluso que eventualmente puedan presenciar la Misa sin recibir la Comunión. El deber de participar en la Misa no implica la obligación de recibir la Comunión más que una vez al año, la obligación llamada Comunión Pascual (cf. canon 920). En las circunstancias actuales, decido que este deber este año se puede cumplir hasta la Fiesta de la Santa Cruz, el 14 de septiembre.

Cuando, por diversas razones, no es posible asistir a la Misa dominical, no significa que se excluya la santificación del Domingo. Las Misas dominicales en muchas de nuestras iglesias están «transmitiéndose en vivo» y se han convertido en algo fundamental para la vida de muchos fieles. Las lecturas de la Biblia y los textos litúrgicos están disponibles (por ejemplo, en katolsk.no); se recomienda además el rosario y las oraciones del mes de Mayo que es el mes de María. Una charla compartida sobre el evangelio del Domingo y la oración común en familia son también experiencias muy buenas, por nombrar algunas.

Más allá de lo mucho que extrañamos la Misa y a nuestra comunidad, no hay ninguna necesidad de desesperarse. Cristo viene a todos los que lo reciban; escucha nuestra oración y conoce nuestra angustia. Si no es posible recibir el Sacramento, entonces nuestro anhelo se transforma en algo sagrado y nuestra privación en una bendición.

Ruego que Dios los bendiga y los proteja a todos.

 

+ Bernt Eidsvig

obispo de Oslo y administrador apostólico de Trondheim

Oslo, 2 de mayo de 2020.